Trabajos de limpieza y desinfección de inmuebles con síndrome de Diógenes en el Turó de la Peira

LLAME PARA INFORMACION 630 32 28 82

 

El síndrome de Diogenes (asimismo conocido como síndrome de demencia senil) es un subconjunto del trastorno de salud mental conocido como acumulación compulsiva.

Afecta más o menos al 0.2 por ciento de la población general, o bien el diez por ciento de todos y cada uno de los monopolistas, y en general se encuentra entre los ancianos. El trastorno se distribuye por igual entre hombres y mujeres.

Los signos y síntomas de este trastorno incluyen auto negligencia extrema, abstinencia social, miseria familiar, compulsión , abulia y falta de vergüenza. Los afligidos asimismo pueden presentar síntomas de catatonia. No es muy probable que las personas con este trastorno busquen y sigan un consejo médico, y por su parte exhiben un aislamiento autoimpuesto.

La mayoría de personas que sufren de esta afección por norma general son diagnosticadas solo por casualidad, debido a una enfermedad somática o a resultas de una intervención social relacionada con sus conocidos problemas de comportamiento. La condición se observó por vez primera en 1966 y fue etiquetada del síndrome de Diogenes por AN Clark y sus colegas.

Las 3 categorías principales del síndrome de Diógenes incluyen:

Individuos que exhiben recolección o acaparamiento frecuente.

Personas más jóvenes con enfermedades mentales para toda la vida.

 Ancianos con enfermedades neurológicas degenerativas.

 

 

500
BIOTRAUMA, MAS DE 500 CASOS TRATADOS CON EXITO

 

El síndrome de Diógenes afecta, sobre todo, a personas mayores de 65 años, pero por norma general acostumbra a ser una enfermedad que aparece a consecuencia de otras nosologías anteriores, como el trastorno de personalidad obsesivo-apremiante, o por otras conductas que pueden agravarse como el coleccionismo u otras causas.

Al menos la mitad de los pacientes que sufren esta enfermedad padecen alguna clase de enfermedad mental: los diagnósticos relacionados más frecuentes suelen ser la demencia, la depresión psicótica y trastornos de personalidad.

Esta enfermedad es más frecuente en mujeres que en hombres, sobre todo en aquellas que están viudas.

Cuáles síntomas presenta la persona afectada

Aislamiento social, reclusión en el propio hogar y falta de la higiene son las principales pautas de comportamiento. Las personas que lo padecen pueden llegar a amontonar grandes cantidades de basura en sus domicilios y vivir de forma voluntaria en condiciones de pobreza extrema.

El paciente acostumbra a mostrar una absoluta negligencia en su autocuidado y en la limpieza del hogar.

Además de esto, pueden llegar a reunir grandes cantidades de dinero en su casa o en el banco sin tener conciencia de lo que poseen. Por contra, consideran que carecen de recursos económicos, lo que les induce a ahorrar y guardar artículos que no tienen ninguna utilidad. Es frecuente que guarden grandes cantidades de basura y desperdicios que resultan inútiles.

Los pacientes que padecen esta enfermedad carecen de conciencia de la misma y suelen rehusar además de esto cualquier género de ayuda externa. No saben dar argumentos para explicar su conducta y, en algunos casos, estas resultan psicóticas. Las funciones cognitiva y social están claramente perturbadas y no se halla ningún patrón en el momento de amontonar las cosas.

limpieza por acumulacion compulsiva en el Turó de la Peira

Prevención

Para prevenir este tipo de nosología es esencial la vigilancia de la familia. O sea, el control y la observación, sobre todo, en el caso de las personas mayores que viven solas.

Se debe prestar singular atención en los casos en los que la persona tiende al aislamiento o bien comienzan a mostrarse descuidados.

Qué tipos de acumulación compulsiva

Las clases de síndrome de Diógenes se distinguen en base a cuál es la causa que los provoca: por una parte, se produce en personas que carecen de otras nosologías psiquiátricas diagnosticadas, y por otra parte, en aquellas personas que padecen de trastornos psiquiátricos crónicos como depresivos, surrealistas o con demencia.

Diagnosis

Para diagnosticar esta enfermedad es esencial que sea la propia familia la que informe sobre la situación, en tanto que el paciente no lo va a hacer por si acaso mismo. De igual modo, el especialista debe, en primer lugar, advertir si sufre de síndrome de Diógenes o bien, al contrario, sólo se trata de un trastorno obsesivo apremiante de la personalidad.

Los pacientes de la segunda patología, acostumbran a tener una conducta egosintónica y, en la mayor parte de los casos, aducen una potencial utilidad de los objetos que guardan. Se distingue del síndrome de Diógenes en que suele ser una conducta que no pasa de los límites de su vida privada con lo que sólo es conocida por su ambiente familiar.

En consecuencia, es esencial un seguimiento del paciente para observar sus patrones de comportamiento y así poder detectar la enfermedad, en tanto que este síndrome cuenta con un 46 por ciento de mortalidad en los 5 años siguientes a ser diagnosticada.

Método

En primera instancia, el tratamiento para estas personas se dirige a tratar las posibles dificultades derivadas del mal estado nutricional y también higiénico. No obstante, acto seguido es preciso instaurar medidas precautorias para que el cuadro no vuelva a repetirse. Para ello se precisa un apoyo social suficiente o de asistencia domiciliaria y evitar la hospitalización.

El inconveniente es que los propios perjudicados acostumbran a rechazar la ayuda social. Si no están incapacitados por motivo de alguna patología psiquiátrica de base o una demencia, no pueden ser ingresados sin su permiso, con lo que termina volviendo a su tipo de vida precedente.

Otros datos

Suele darse en ancianos con cierta tendencia al aislamiento, si bien asimismo intervienen otros factores agobiantes de la edad tardía, como las dificultades económicas o bien la muerte de un familiar, y sobre todo, la soledad.

La situación socioeconómica no resguarda de su aparición, puesto que existen casos de personas que sufrían el síndrome que poseían títulos universitarios, con un alto nivel económico y carreras profesionales brillantes.

Consejos a las familias

Los familiares deberían observar a sus mayores que viven solos, especialmente si han observado algún factor de riesgo, como un comportamiento huraño o un aislamiento voluntario.

No obstante, con cierta frecuencia resulta difícil asistirlos en tanto que son ellos los que evitan todo tipo de atención. Esto causa que a veces llegue incluso a debatirse si se trata realmente de una enfermedad o bien sólo un estilo de vida.

vaciado sindrome de diógenes en el Turó de la Peira

¿Qué hacer si algún familiar o conocido está afectado con el síndrome de Diógenes?

  • Consiga ayuda de empresas como Biotrauma para adecentar las áreas problemáticas.
  • Asista a los servicios sociales de su administración.
  • Busque ayuda y asersoramiento profesional
  • Asegurese de que la empresa que contrata esté acredirada
  • Evite peligros y situaciones de peligro y actúe lo antes posible.

Las personas que padecen esta enfermedad tienen una tasa de mortalidad del cuarenta y seis por ciento a cinco años. Tampoco hay un criterio diagnóstico claro para esta enfermedad hasta el momento en que salgan a la luz más casos. Debido a la naturaleza reclusiva de estos individuos, esto con frecuencia resulta bastante difícil. Un retrato de la personalidad de estas personas es sorprendente. Se piensa que poseen una profunda sospecha de médicos, familiaries y agentes de la autoridad.

Las personas con este trastorno frecuentemente sospechan del cambio y probablemente sufren de abuso de sustancias o han experimentado algún tipo de pérdida sensible significativa. Por lo general, están despeinados y no van a invitar a otras personas a su casa.

Además, las personas con síndrome de Diógenes normalmente tienen muchas mascotas. No les agrada ser examinados u observados y en general no muestran vergüenza externa, si bien experimentan vergüenza cuando sedescubren sus atesoramientos. De manera frecuente solo cambian cuando se enfrentan al desalojo debido a la acumulación de cosas inútiles que no tienen un objetivo útil.

Aún abundan las preguntas sobre esta enfermedad, incluso si el síndrome de Diogenes es una enfermedad en sí misma o bien un síntoma de una enfermedad mucho mayor

Se asevera que hay dos géneros de comportamientos de acaparamiento:El tipo pasivo que de forma lenta se transforma en víctima de la basura invasora (como no lanzar basura a la  basura).El tipo activo que busca activamente y recoge la basura (recibiendo cupones por correo y teniendo la obligación de utilizarlos, aun si la persona no tiene ningún uso para los artículos comprados).

El tratamiento generalmente consiste en una terapia de exposición en la que el paciente está capacitado para dejar de tener una conexión emocional para deshacerse de la basura. Los afligidos con frecuencia se emparejan con otra persona para asistirlos a deshacerse de todo el desorden. Los medicamentos rara vez se utilizan. Se cree que el acaparamiento es manejable con el apoyo suficiente por parte de la familia.

El apoyo debe incluir la ayuda inicial para organizar las vidas de los pacientes, como la atención prestada al problema. Entonces, cuando las cosas son manejables, debería efectuarse un chequeo de rutina para poder ver qué tan bien han estado tratando de supervisar su enfermedad.

Contácte con Biotrauma si precisa de nuestros servicios o llame para más información a centro de atención al cliente

 

Abrir chat
URGENCIAS 24 HORAS
Hola, en que podemos ayudarte?